LA ANCIANA DISTRAÍDA

La viejita ingresó sin mayores preámbulos en la óptica, con su bastón y enorme bolsón colgando de sus hombros. Buenos días, saludó, y quedó esperando que la atendieran. Alejandro salió de su cabina y se sorprendió de la jovialidad de la anciana, de sus ojos alegres, así que inmediatamente entró en sintonía con la nueva clienta.
->
Siga leyendo en la imagen - click para ampliar


Si el tamaño del texto le resulta pequeño en la imagen,
descargue el relato en versión PDF -
click aquí



1 comentario:

Dragon de Azucar dijo...

Esa viejita me hace acordar a una vecina que tenía en el barrio donde vivía antes, siempre preocupada por las pastillas...

Saludos